domingo, 24 de agosto de 2014

Son de otra pasta.

Nueve de la mañana de un martes cualquiera, me dispongo a sacar a mis perras y me lo encuentro.
-- Que dices? 
-- Aquí currando.
-- Yo curro esta tarde, luego entrenas o que?
-- Si luego a la tarde saldré un rato.

Así puede ser un martes o cualquier día de la semana que te lo encuentres, desde bien temprano dando el callo en su empresa familiar de Limpieza y mantenimiento de urbanizaciones, jardines y piscinas, todo el día de pie de aquí para allá, sobre las dos tres en casa, breve siesta y a dar pedales, ni series, ni pulsómetros, ni gps´s... nada, simplemente a dar pedales.

Lo conozco desde hace unos cuatro años y creo que debo de considerarme un privilegiado por haber podido disfrutar de su evolución junto a su inseparable compañero de batallas, Yedra el otro gran portento del grupo y creedme cuando os digo que la evolución siempre ha sido a mas, todavía recuerdo aquellos días en los que les podía dar algún susto, pero solo se quedaba en eso, un simple susto, un breve e intenso ataque a degüello cenizas para arriba. 

Y por que os cuento esto? pues porque considero que gente como el, que soy consciente de que no es el único, gente que saca tiempo de donde puede para llevar a cabo su pasión, gente que a los ojos del común de los aficionados son de otra pasta, es gracias a ellos por lo que nunca pierdo la fe en los deportistas de verdad, los que con lo puesto en el plato, un bote de agua y poco mas, son capaces de hacer sudar a mas de uno y de dos de esos que rozan lo profesional.

Pero es que lo último que ha hecho el chaval ha sido para comentarlo y para reconocérselo sin ningún tipo de dudas, ha corrido un cross de 7700 metros a ritmo de gente que se dedica a eso, a correr, habiendo salido un par de veces previas a correr, de hecho solo hay que ver su técnica de carrera, sin ser un experto le detecto fallos lo cual es normal si no llevas un entrenamiento específico para ello y resulta que ha llevado un ritmo para el que muchos se tiran años entrenando y tan solo ha salido un par de veces a correr y doy fe de que es cierto.

¿Que hacemos con esta gente que está hecha de otra pasta? 

Decidme, que hacemos con aquel que descubre el triatlon y antes de que te des cuenta te consigue hacer un Ironman en menos de diez horas, o con aquel que empieza a correr por montaña y resulta que acaba entre los mejores de la región, con una beca para poder seguir entrenando al mas alto nivel.

Y que decir del que se tiró años en dique seco y volvió para ganar a los mejores, sin olvidar aquel que corre por placer, que cuando se queda segundo en las carreras y la gente le pregunta que le ha pasado, responde con total humildad: "Joder, pues que el ha corrido mas!" 

Perdonadme pero es que yo creo que esta gente, estos que están hechos de otra pasta, se merecen todo el respeto y la admiración del mundo, así que enhorabuena Fulgen, gracias por darnos esas alegrías al grupo de enfermos que nos hemos juntado, gracias a ti y gracias a todos aquellos que estáis hechos de otra pasta por motivarnos al resto, por ser humilde y alentarnos en nuestro empeño de seguir vuestra rueda.

Para finalizar me remitiré a la frase que hace poco me espetó un amigo cuando le dije donde paraba un profesional a almorzar, en tono irónico le insté a que fuera pedirle un autógrafo... su respuesta fue:

"Yo paso de esos dopaos, yo me declaro fan de Benji, Chordá y compañía!" 


Gran verdad en breves palabras y así me declaro yo, fan de mi cuñao, fan de Benji, Chorda, Peri, Xisco, fan de gente a los que he visto evolucionar y que sin ningún género de dudas están hechos de otra pasta.... 

Fulgen... me firmas un autógrafo?   jajajjajaja



Saludos zagales y zagalas.








sábado, 16 de agosto de 2014

Pero, por qué?

   

 Recientemente tuve una de esas conversaciones entre antiguos compañeros de batalla y la conversación derivó en que nos dimos cuenta de que todos y cada uno de los deportes que he practicado tienen una constante común, sufrir, lo que me llevó a que en días posteriores me regalé algunos minutos de reflexión en torno a esa constante. Si lo analizamos con detenimiento, siendo total y completamente sinceros, para que nos damos esas palizas entrenando? Para que hacemos dieta, madrugamos, pasamos frío... Por qué? 

     Sabemos que no vamos a vivir de esto, al menos yo soy totalmente consciente de que mas nivel deportivo del que he alcanzado no voy a tener, es decir, no voy a ganar ninguna carrera, pero sigo entrenando, sigo sufriendo, sigo madrugando, algo tiene que haber para que sigamos con esto no? hace un par de días pude salir un rato con la bici de montaña, a disfrutar del viento y de la buena temperatura que hacía, mientras pedaleaba por la zona de las playas, iba rodando suave mientras observaba gente preparando los aparejos de KiteSurf y WindSurf, lo que me hizo pensar en que ellos si que son listos, que hacen un deporte divertido en el que sufres pero no es una constante habitual, digamos que la rutina para mejorar es una práctica mas que un entrenamiento. 

         Y así continué hasta llegar a la primera zona en la que me tocaba apretar las clavijas un poco, iba con la música puesta, concentrado pero aún así no conseguía apartar de mi cabeza esa sensación de que eso que estaba haciendo no era divertido, que tal vez había llegado el momento de bajar el ritmo, subir un par de piñones y empezar a combinar o probar otros deportes mas divertidos pero... De repente, las piernas se empiezan a poner juguetonas, (expresión de un crack de la zona) el dolor de piernas comienza a estabilizarse, la asfixia del sprint inicial empieza a remitir para dar paso a una sincronización casi perfecta con el ciclo de la pedalada, tu campo de visión se ve reducido al camino por el que transcurres, el resto pasa desapercibido mientras continué inmóvil y no suponga una amenaza para tu  desplazamiento. Me aproximo al final de la primera rampa, última pedalada y a volar... de repente se me olvida eso que pasaba por mi mente tan solo hace unos minutos, me encanta, solo puedo decir que me encanta, es absurdo, lo se, pero llevo casi veinte años desde aquel día en el que mi amigo Javi y yo nos aventuramos a subir el monte Roldán con nuestras flamantes monturas, entonces todo era una aventura y nunca te parabas a pensar en si llegarías a ser profesional, simplemente se trataba de disfrutar sin cuestionar nada, es mas, eras plenamente consciente de que no vivirías de eso, éramos otros dos locos mas en el mundo del ciclismo de montaña.

         Pero, por qué? Que razón existe entonces? si sabía desde la primera vez que monté en una bici  que no iba a ser profesional, por qué seguir? 

         Es muy posible que el estar en forma sea uno de los factores, también es posible que la fantasía de ganar alguna carrera sea algo que nuestro subconsciente se niegue a eliminar, pero de lo que no me cabe la menor duda es de que cada uno estamos hechos de una fibra y al igual que aquel que le gusta el Surf, lo prueba y siente la necesidad constante de cabalgar las olas aún sabiendo que hay una alta probabilidad de que se pegue un buen revolcón, de la misma manera que un corredor de Downhill se juega el pellejo en cada descenso y sigue remontando para volver a tirarse monte abajo, nosotros, los ciclistas, sentimos esa necesidad de notar que nuestra maquinaría está perfectamente engrasada, es una sensación en cierta medida ,adictiva, puesto que una vez que percibes que estás desplazandote a cierta velocidad y que podrías mantenerte así por un tiempo indefinido, cuando alcanzas lo que algunos aciertan en llamar "El punto en blanco" es decir, no pensar en nada mas que en seguir pedaleando, respirar y pedalear...jamás podrás olvidar ese sensación.

         De todo esta reflexión lo único que saco en claro es que si te apasiona algo creo que deberías de hacerlo, habrá gente que te dirá  que no entiende eso de levantarse a las seis de la mañana para sacarte los ojos encima de la bici, que pudiendo estar disfrutando de actividades mas deportivas es absurda tu elección, pero el problema es que ellos no lo ven desde tu óptica, por lo cual nunca te entenderán, así que no esperes ser comprendido y la próxima vez que alguien critique tus ansias de entrenar, tu negativa a beberte otra copa o a comerte esa tapa, respóndele de manera tajante "Es mi vida y la disfruto como me da la gana y no espero que lo entiendas" Y recuerda que tu no elegiste el ciclismo, el te eligió a ti.




Entrenamiento en bici matutino on Strava
Strava Medium

Recorrido en bicicleta Entrenamiento en bici matutino

  • Distancia
    27,6 km
  • Tiempo
    1:21:10
  • Altitud
    324 m

Logros

2º global en LOS CHAPARROS y 3 más





Saludos zagales y zagalas.

domingo, 10 de agosto de 2014

De horas, kilómetros y otras variables constantes.

Hace ya tiempo que no escribo en el blog, ciertas obligaciones me han llevado a un círculo vicioso de agobio y procastinación, pero aquí ando de nuevo y espero que mis experiencias sirvan de algo a todo aquel que me lee, porque la palabra seguir me resulta algo presuntuosa.
Creo que el último evento deportivo o competición en el que he participado fue en la Quixote Trail, preciosa carrera de montaña, durante 49 kilómetros y medio disfruté y sufrí como nunca por un recorrido preciosa por las sierras de Albacete entre los pueblos de Yeste y Riopar, lo dicho, preciosa. Nos pasó de todo, hubo tiempo para todo, momentos buenos y malos, dolor, risas, para recordar. Y entonces llegó el letargo, siempre me pasa, es un fallo que tengo, tras grandes competiciones se me agota la batería mental y decido cortar un poco, pero esta vez a punto he estado de tirarlo todo por la borda, es decir, estaba cansado y hastiado de entrenar como un semiprofesional para obtener resultados de lo que soy, un aficionado.


Para cambiar de aires comencé a salir con la flaca, empecé a rodar y a hacer mis rutas de la zona, todo ello sin agobios, simplemente pedalear, sumergirme en mis pensamientos y llegar a casa para ser recibido de la mejor manera posible, por mis dos princesas a la voz de "Hola Papa!" que maravilla. Pero al final uno empieza, uno retoma, uno va poco a poco cogiendo forma, lo intenta evitar pero es innegable e inevitable el hecho de que me gusta, disfruto dando el 100% encima de la bicicleta, así que empecé a mirar es strava y se acabó el relax para dar paso a un nuevo tipo de motivación, simplemente entrenar para mejorar, sin aspirar a competir, solo a batir mis propias marcas y si sale alguna sorpresa pues se celebra.

¿Que quiero decir con esto? pues que al final lo que importa es disfrutar, si te gusta algo ¿que razón existe para que no lo practiques?  Sal y disfruta de tu deporte o tus deportes, lo mas normal es que no estés hecho para ganar competiciones así que no te agobies y simplemente piensa en mejorar y en adquirir poco a poco mas capacidad que te lleve a rendir mejor y por ello disfrutar mas de tu actividad, quien sabe, tal vez descubras que formas parte de ese pequeño porcentaje de fueras de serie, pero no nos engañemos, nadie nace aprendido y hasta el mas dotado necesita echar horas y recorrer mas y mas kilómetros, esas son las únicas variables que podemos controlar, el resto, son constantes que vienen grabadas en nuestra composición y poco podemos hacer con ellas.


Y en eso andamos, en meternos todos los kilómetros del mundo que el tiempo me permita, al fin y al cabo estamos aquí cuatro días y hay que disfrutarlos y si hoy me apetece bici pues bici, si mañana me da por volver a escalar o a bucear pues también. Eso si, nunca olvides que si quieres darlo todo tendrás que sacrificar cosas, estás preparado?

Saludos zagales y zagalas!