martes, 4 de agosto de 2015

Dietas y deporte

Cuando te dedicas a la práctica de algún deporte, ya sea a mayor o menor nivel, vas superando diferentes etapas de implicación con el mismo, una de ellas es la dieta. 
Todos y todas sabemos que la dieta es uno de los pilares fundamentales del entrenamiento deportivo, digamos unido al descanso suman un setenta e incluso un ochenta por ciento del entrenamiento, dejando el resto a la actividad pura y dura, de nada te servirá hacer series al cien por cien si luego cenas comida rápida y luego duermes cuatro horas y mal dormidas, comer y descansar es entrenar.

La dieta en el deporte es un campo muy amplio en el cual no voy a profundizar puesto que no soy ningún experto, solo vamos a resumir de una manera rápida, algunos de los conceptos básicos e intentar mostrar algunas de las corrientes actuales en lo que al tema se refiere,

Para entrar en el tema dieta en el deporte, primero sería necesario detallar algunas cosas básicas, en primer lugar una frase que para mi es fundamental y lo resume todo de una manera rápida y concisa:

La comida es el combustible que nos mueve, somos lo que comemos.

Es decir, que todo son calorías, pero no es lo mismo las calorías de un buen plato de patatas cocidas al vapor con una pechuga a la plancha acompañada de una ensalada de brotes y tomate con su chorrito de aceite de oliva virgen y un toque de pimienta y sal, que una hamburguesa de sabe quien que y de que calidad es cada uno de sus condimentos. Por eso, como deportista, al final acabas investigando los entresijos del mundo de la alimentación en el deporte. 

Como ya sabréis, existen diferentes tipos de combustible en nuestro cuerpo, para resumir tenemos el rápido y el lento, realmente es mucho mas amplio y complicado pero para un iniciado como yo esta sería una fácil manera de entenderlo. En el grupo de los rápidos entran los carbohidratos, aquellos que se almacenan en nuestro cuerpo y se gastan en los primeros minutos de actividad deportiva, para luego pasar a consumir el combustible lento, ese decir las grasas almacenadas, repito, muy a groso modo ya que hay muchos tipos de carbohidratos y muchos tipos de grasas, exceptuando todo aquello que es malo o nocivo, entiéndase como malo aquellas grasas insaturadas que lleva la bollería industrial, los azúcares simples que también llevan, es decir, todo lo que nuestra vista y paladar reclama cuando paseas por el supermercado.

Guía Práctica De Nutrición Deportiva (Nutricion Deportiva)En otro momento hablaremos de las cantidades de carbohidratos y de que tipo sería capaz de asimilar nuestro cuerpo, eso está mas que estudiado y nos sirve para poder determinar que cantidad y cada cuanto tiempo deberíamos consumir durante un evento deportivo, claro está, dependiendo que tipo de evento, hace poco leí un libro sobre el tema que me resolvió bastantes dudas, os lo recomiendo, se llama Guía Práctica de Nutrición Deportiva de  Asker Jeukendrup.

Pero volvamos al tema de las dietas en el deporte, actualmente hay mil variantes, todas ellas factibles dependiendo de quien seas o mejor dicho, dependiendo de si se adaptan a ti o tu a ellas, por ejemplo, en mi casa mi mujer es vegana.

El Veganismo, no es una simple dieta, es mas una filosofía de vida en la que intentas que todo lo relacionado con tu día a día, todo lo que comes, consumes, vistes, haces, sea respetuoso con el medio ambiente y sobre todo con el medio animal, evitando todo producto que pudiera haber dañado de alguna manera al medio ambiente o hubiera hecho sufrir a algún animal, pero para el tema que tratamos nos vale con resumir que no consumen ningún tipo de producto proveniente del proceso industrializado, es decir, no comen huevos de granja porque sufren las gallinas pero si las de sus propias gallinas porque sabemos como son cuidadas, lo dicho, una filosofía de vida, lo que es evidente es que su dieta no aporta ningún tipo de grasa nociva para nuestro organismo, igualmente en lo que respecta a los azúcares, el único problema que nos podríamos encontrar es con algún tipo de vitaminas que es mas fácil encontrar en la carne pero que pueden encontrar en otros alimentos de origen vegetal.

Hace poco en una conversación salió el tema del gluten visto desde el punto de vista deportivo, de como puede afectar o no al rendimiento de cada uno, al parecer, según estudios recientes, este componente podría afectar de diferentes maneras a tu organismo, no hablamos de las personas celiacas, que como ya sabréis son aquellas personas intolerantes al gluten, nos referimos a eliminarlo de tu dieta de manera voluntaria.

Si lo pensamos tiene sentido, el gluten es, según wikipedia, una serie de proteínas contenidas exclusivamente en la harina de los cereales de secano, fundamentalmente el trigo, se usa, además de estar presente en el pan tradicional, en la industria alimentaria como aditivo para dar viscosidad, espesor o volumen a una gran cantidad de productos,  por lo que nos lo podemos encontrar en gran cantidad de productos alimenticios, hecho por el cual, las personas celiacas han de tener especial cuidado a la hora de consumir productos, por suerte cada día es mas fácil encontrar productos libres de gluten. 

Al parecer ya ha habido diversos deportistas profesionales que han decidido retirar el gluten de su dieta sin ser intolerantes al mismo, como bien podéis leer en este artículo de la vanguardia Sin gluten, ¿mejor rendimiento? en el que se habla de la experiencia de profesionales de la talla de Novak Djokovic y otros no tan conocidos o de menor nivel como el triatleta Toni Marsal o el popular y mediatico Josef Ajram, ambos decidieron retirar el gluten de sus vidas por continuas molestias gástricas en carera, no obstante decir que también se encuentran artículos en los que una dieta sin gluten no tiene porque mejorar necesariamente el rendimiento del deportista.

Otra corriente de la que también he leído y os recomiendo el libro Peleodieta para deportistas de Loren Cordain y Joe Friel. Dicha corriente, en resumen lo que defiende esta "dieta" es que el ser humano evoluciono durante miles de años con determinados tipos de alimentos y que en los últimos siglos hemos variado nuestra dieta con productos cada vez mas procesados, por lo que igualmente quedarían descartados todos aquellos procesados, centrando la alimentación en productos que nuestros antepasados podían consumir con asiduidad, tales como verduras, hortalizas, carne, pescado, huevo, frutos secos, semillas y cuando es necesario un aporte extra de carbohidratos recurren a tubérculos como la patata o el boniato, legumbres, arroz blanco, leche entera, yogur natural, verduras y hortalizas como la zanahoria, remolacha y fruta.

En definitiva, como habéis podido observar, estas dos dietas, que podríamos denominar cuanto menos, diferentes, basan su teoría en el consumo de alimentos sanos, frescos, todo lo contrario de un donut de chocolate.

De todo lo que he leído, visto y hablado sobre el tema, me quedo con una gran frase que me dijo un amigo  "Si tengo hambre, acabo de llegar de entrenar y tengo que elegir entre un bollicao y una morcilla casera... evidentemente la morcilla es mejor" si bien, no es necesario recuperar con morcillas, la frase en su esencia viene a resumir que no es tan difícil llevar una dieta correcta para la actividad deportiva que uno practique, simplemente hay que comer sano.

Otra cosa es si necesitamos rendir al límite, dar el máximo de nosotros mismos e incluso si nos referimos al tema de mantener nuestro peso, lo mejor es que nos pongamos en manos de un buen nutricionista, ellos son profesionales del tema y sabrán que como y cuando debería de comer, dado que en este campo, como en muchos otros, cada persona es un mundo y es un grave error pretender alcanzar nuestro objetivo mediante dietas que encontremos en artículos o Internet, igual que cada persona necesita un entrenamiento específico, en el tema de la alimentación pasa lo mismo, existen unos pilares básicos, pero luego cada uno tiene sus especificidades, tal vez te sienta mejor el arroz que la pasta o resulta que la leche entera te da problemas gástricos, para eso están los profesionales, así que con eso termino esta entrada, si necesitas un nutricionista no te lo pienses, merece la pena.


Saludos.